La sostenibilidad de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura en fotogramas

Imaginemos que tenemos una cámara fotográfica que toma imágenes sobre el estado de sostenibilidad de una zona, la cogemos y ¡click! fotografiamos la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura. El fotograma nos velaría que el turismo en Fuerteventura ha aumentado considerablemente en los últimos años, siendo considerado en la actualidad como el principal motor de cambio en la isla. Lo acompaña la transformación del territorio a suelo urbano y artificial, que se ha triplicado en estos últimos 15 años. Las actividades turísticas han atraído población a la isla, con el consiguiente aumento de población residente, y el paulatino abandono de las actividades agrícolas tradicionales. Estas transformaciones amenazan la sostenibilidad de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura (RBF), y pone de manifiesto la necesidad de analizar las repercusiones de dichos cambios.

Imagen

Fotografia de Isabel Banos González

No es como una cámara corriente, que llevamos colgada al cuello y hace fotos en alta definición en color,  pero si  es capaz de dar “imágenes” conceptuales de los procesos que están ocurriendo en una zona. Esta cámara es un modelo construido a su vez con un millar de imágenes detalladas (información científica) de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura.

Esta información científica y estadística estructurada y analizada en un modelo genera la “cámara”. Pero ¿Cómo la construimos? Primero se  identifican los componentes que conforman el sistema (biodiversidad, recursos hídricos, calidad ambiental, usos del suelo y socio-turístico). Se establecen las interacciones que existen entre ellos creando así un modelo conceptual  de la realidad (Primer fotograma). A continuación, gracias  a la información científica y estadística, se calculan las interacciones entre los distintos componentes del modelo. Y para conseguir un mejor ajuste a la realidad, que permita obtener imágenes de mayor definición, se calibra dicho modelo con información recopilada de esas variables durante un tiempo, en este caso 15 años (fotograma final).

Entre otros indicadores de la sostenibilidad para la RBF, se han utilizado dos subespecies amenazadas de la isla: la hubara (Chlamydotis undulata fuertaventurae) y el guirre (Neophron percnopterus majorensis). ¡Click! La fotografía tomada al guirre, subespecie de alimoche endémico de la isla de Fuerteventura, nos muestra que la población tiende a aumentar, gracias al incremento del ganado (fuente de alimento) y a la reducción de la mortalidad por electrocución, entre otros factores. Así, el pastoreo muestra un efecto positivo sobre el mantenimiento de esta especie. Sin embargo, este mismo pastoreo podría ser el responsable de la degradación de la vegetación natural de ata calidad en años secos. Estando así ante una contradicción potencial entre dos objetivos ambientales bajo una misma medida de gestión, dado que la optimización de uno podría ser perjudicial para otros.

ImagenFotografia del guirre y un tendido electrico

Otro de los símbolos naturales de la isla de Fuerteventura, junto al cardón de Jandia, es la hubara. ¡Click! La fotografía que nos reporta el modelo muestra una  reducción en sus poblaciones unido a la disminución de hábitat disponible. Vuelven a encontrarse dos objetivos ambientales: por un lado, la rehabilitación de gavias abandonadas (proyecto que viene desarrollándose desde hace unos años) supone la pérdida de hábitat potencial de esta ave. Por otro lado, las gavias, sistemas tradicionales de cultivo, además de contribuir a la calidad del paisaje, contribuyen al a recarga de acuíferos y favorecen procesos de concentración de nutrientes y humedad en el suelo.

ImagenFotografia de la hubara y de una gavia (la última extraida del Diario de las Palmas)

La sostenibilidad descansa sobre tres pilares básicos: la dimensión social, económica y la ecológica. Para conseguir una gestión sostenible es necesario integrar las tres, sobre todo cuando el espacio coincide con un destino turístico en auge, como es este el caso. Es entonces cuando más necesario se hace compatibilizar la actividad socioeconómica con la gestión integrada de los recursos naturales. El modelo dinámico desarrollado por el grupo de investigación del Observatorio de la Sostenibilidad de la Región de Murcia (OSERM), es una herramienta que facilita la evaluación dinámica de los avances y retos pendientes en la sostenibilidad general de la Reserva.

Nieves Martín Robles

Estudiante de doctorado Universidad Rey Juan Carlos

ResearchBlogging.orgBanos-González, I., Martínez-Fernández, J., Esteve, M.A. (2013) . Simulación dinámica de sistemas socio-ecológicos: sostenibilidad en Reservas de la Biosfera. Ecosistemas DOI :10.7818

Advertisements

One response to “La sostenibilidad de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura en fotogramas

  1. ¿Qué ocurre entonces cuando dos o más intereses paralelos se encuentran? Un ejemplo podría ser la conservación de dos especies en riesgo cuyas necesidades puedan ser hasta cierto punto contradictorias.
    Por otro lado, ¿debemos dar prioridad siempre a tratar de “dejar las cosas como están? No hay que olvidar que si siempre elegimos de forma arbitraria el estado “anterior” de un ecosistema como algo mejor, probablemente muchas de las técnicas de cultivo o tradiciones que se desarrollan en estos espacios naturales deberían ser erradicadas por esa misma regla de tres; y es que, en la mayoría de los casos, estos ecosistemas gozaban de una salud mucho mayor antes del establecimiento de dichas actividades…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s