¿SE PUEDE SACAR MADERA DE LOS BOSQUES DE FORMA SOSTENIBLE?

bosque chiquitano

¿Porque no? Si respetamos las leyes que rigen el crecimiento del bosque se puede hacer perfectamente. La primera ley es no sacar mas madera de la que se produce y la que se destroza con la saca. La segunda es no afectar a la reproducción de los árboles, y la tercera es no perder nutrientes del suelo para que el bosque vuelva a crecer igual de rápido que antes. En este post me voy a centrar en la primera.

¿Cómo sabemos a que ritmo se produce la madera? Para eso es sumamente útil el estudio de los anillos de crecimiento de los árboles. Midiendo el grosor de los anillos podemos saber cuanta madera promedio se produce al año, y así podremos determinar cuanto tiempo tardan los árboles en alcanzar el diámetro mínimo de corte (diámetro a partir del cual es comercializable), y el diámetro óptimo de corte (aquel a partir del cual la producción de madera se ralentiza), y por tanto cada cuanto tiempo hay que hacer las cortas. Pues esto es lo que han hecho Lidio López y Ricardo Villalba, investigadores del laboratorio de Dendrocronología del CONICET en Mendoza, Argentina, con 12 especies comerciales de los bosques nativos tropicales del cerrado boliviano y que pueden leer aquí. En esta zona, bastante cálida (24,2 grados de temperatura media anual) y muy lluviosa (1000 – 1500 mm año). Como las lluvias tienen una marcada estacionalidad, se generan anillos de crecimiento en los árboles, ya que éstos crecen muy poco en la estación seca.

Así que nuestros investigadores se fueron tras los madereros que explotan estos bosques recogiendo rodajas de los árboles que iban cortando para estudiar los anillos en el laboratorio. En total recogieron muestras de 326 árboles de 12 especies diferentes, a un promedio de 27 árboles por especie. Tras preparar las muestras, medir los anillos y realizar los cálculos, cosa que es bastante laboriosa como podrán comprobar si leen el artículo, descubrieron lo siguiente. Lo primero es que, dentro de cada especie, los árboles tenían un crecimiento muy variable, lo que es esperable en un bosque natural, ya que crecen en suelos variables a distancias muy variables de sus vecinos. Aun así como tenían muchos árboles pudieron calcular el crecimiento medio anual de cada especie con suficiente exactitud como para dar una orientación más o menos precisa de los turnos de corte. Lo segundo que descubrieron es que crecían poquísimo, ya que en todas las especies, salvo una (la higuera Ficus boliviana), el diámetro aumentaba menos de 1 cm al año, y en mas de la mitad de las especies menos de medio cm. Esto significaba que los turnos de corta para alcanzar el diámetro optimo de corte deberían ser de alrededor de 80 años, y de mas de 100 para alcanzar el diámetro en el que el árbol alcanza su máximo crecimiento. Lo tercero que averiguaron es que cada especie tenía un ritmo distinto de crecimiento, lo que significaba diferentes turnos de corta.

Cuando nuestros investigadores acudieron a la ley forestal boliviana para ver que establecía se dieron cuenta que marcaba unos turnos de corta notablemente inferiores a los óptimos e iguales para todas las especies, ya que suponía que todas crecen igual y mucho mas deprisa de lo que lo hacen en realidad. Es una ley adecuada para plantaciones forestales monoespecíficas, donde todos los árboles crecen deprisa y mas o menos lo mismo, pero no para bosques naturales como los que nos ocupan, que crecen mucho mas despacio y con muchas variaciones no solo entre especies, sino entre zonas, como también han podido constatar estos investigadores. Habría que hacer una nueva ley específica para bosques naturales que se adecuara a la realidad de cómo se comportan estos bosques para hacer compatible explotación con conservación.
Una ley de estas características reduciría notablemente la madera que se puede explotar, al prolongar notablemente los turnos de corta (de 20 a 80-100 años). También encarecería la saca, ya que habría que hacerla con mucho cuidado, sacando los árboles que ya están “maduros” sin estropear los de otras especies que aun están creciendo junto a ellas. Muchos pensarán que en estas condiciones el negocio no es rentable, pues no puede competir con las plantaciones forestales, que admiten sacas mas frecuentes y menos costosas, ya que son monoespecíficas y los árboles tienen todos aproximadamente el mismo tamaño. Así que las empresas madereras se arruinarán.

Las empresas madereras tienen la ruina asegurada si siguen explotando los bosques con las leyes actuales, pues la producción de madera disminuirá y las especies valiosas irán desapareciendo (ya hay varias especies de las consideradas en este estudio que la UICN considera en peligro). Así que si quieren sobrevivir no les quedará mas remedio que respetar las leyes de la naturaleza. Además, el respetarlas no tiene porqué hacerlas necesariamente menos competitivas. Es cierto que las plantaciones producen mas y mas barato, pero también son más caras de mantener, porque hay que plantarlas y cuidarlas. Los bosques naturales se mantienen y reproducen solos, no cuesta dinero, y proporcionan maderas caras, o deberían serlo, ya que tienen propiedades especiales como su dureza, imputrescibilidad o belleza, que no suelen tener las de las plantaciones. Así que la rentabilidad de plantaciones y bosques no debe ser tan diferente como aparenta a primera vista, incluso respetando las leyes de la naturaleza.

Los bosques no solo dan dinero, que es lo único que le interesa a la economía actual, tan mercantilizada, también proporcionan otros servicios, que a la postre afectan al dinero, así que nuestra economía debería tenerlos en cuenta. Un uso abusivo del bosque, como el que sostienen las leyes actuales, llevará a una disminución considerable de la masa arbórea y con ello el agua que transpira la vegetación. Y si el agua no se evapora se va por los ríos, aumentando las inundaciones aguas abajo, lo que causa muchas pérdidas y cuesta mucho dinero reparar. Tengan en cuenta que están en una zona bastante lluviosa.

Se puede sacar madera de forma sostenible y rentable. Es la única manera de mantener el negocio a largo plazo y mantener los servicios que proporcionan los bosques, que son muchos mas que los que he puesto aquí. Solo hace falta proponérselo

Rocío Fernández Alés

Expresidenta de la AEET

López, L., Villalba, R. 2015. Criterios de gestión forestal para 12 especies de los Bosques Nativos Tropicales de Bolivia a través de métodos dendrocronológicos. Ecosistemas 24(2): 24-29.

Advertisements

2 responses to “¿SE PUEDE SACAR MADERA DE LOS BOSQUES DE FORMA SOSTENIBLE?

  1. Es la única manera de mantener el negocio a largo plazo, pero me temo que el empresario medio lo que quiere es enriquecerse rápidamente y el que venga detrás… que arree o el diluvio. Nuevamente la ‘lógica’capitalista frente a la lógica no sólo de la naturaleza sino de una economía sostenible

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s